De proveedor a colaborador

Dow Chemical Company mejora la calidad de sus mediciones de pH y ahorra costes

Sensores digitales Memosens

Gracias al conector inductivo, para la transmisión de energía y datos bidireccionales, los sensores digitales Memosens están aislados galvánicamente y eliminan de raíz los problemas asociados a las mediciones de pH.

En 2009, la crisis económica impactó a los Estados Unidos en muchas áreas de la industria manufacturera, incluyendo el empleo. La empresa Dow se vio obligada a reducir sus recursos. “Con la escasez de expertos en analizadores sobrecargando nuestros empleados, necesitábamos ayuda para encontrar las personas adecuadas”. Explica Paul Coram, responsable de la Fiabilidad de los Analizadores de Proceso en Dow.

Una oportunidad para colaborar

Endress+Hauser, conociendo bien el mercado, reconoció esto como una oportunidad para colaborar con Dow. “Propusimos a Dow diversas formas para reducir costes” dice Todd Lucey, Director General de Endress+Hauser USA. “Rápidamente descubrimos que había un alto potencial de mejora de las mediciones de pH”. La situación se caracterizaba por un alto mantenimiento, y una baja fiabilidad y disponibilidad. “Nos ofrecimos para gestionar las mediciones de pH, como un servicio”.

Tecnología de última generación en una plataforma común

El proceso cloroalcalino fue el primero en abordarse. El valor de pH se considera crucial para el control adecuado de electrólisis, y los puntos de medición analógicos causaban grandes problemas. Las señales de alta resistencia son susceptibles de fallos y anomalías. Esto provocaba que el personal de mantenimiento invirtiera horas extra no planificadas para ello. En primer lugar, Endress+Hauser equipo todos los lazos de medición con tecnología digital Memosens, ofreciendo a Dow la oportunidad de modernizarse con la nueva tecnología de última generación en una plataforma común.